El birdwatching en Madagascar

Es verdad que en otras partes en el mundo, existe destinos donde la avifauna es mucho más rica y más diversificada que en Madagascar. Pero en la Gran Isla, la tasa de endemicidad es una de las más altas del mundo para la felicidad más grande de los ornitólogos confirmados o amadores, y para la de los amantes de la naturaleza de todos los horizontes.

¿Cuándo venir a Madagascar para las aves?

De la separación de Madagascar con África, quedó una fauna y una flora que no se encuentra en otro país. Muchos sitios de excepción permiten observarlas al disfrutar de la belleza de los lugares. Para identificar a las aves fácilmente, el mejor momento está entre octubre y diciembre, aunque sea la estación de lluvias.

Visitar Anjozorobe

Anjozorobe está a 90 kilómetros sólo al noreste de Antananarivo. Este pasillo forestal de 28 000 hectáreas está clasificado sitio Ramsar. Para los ornitólogos, es un sitio notable resguardando 82 especies de aves entre ellas 43 son endémicas. Además de la observación de las aves, el parque es también ideal para excursiones pedestres durante las cuales se pueden hacer bellos encuentros. Mariposas, lémures de pelo negro, así como muchos anfibios y reptiles pueden estar vistos allí.

Observar las aves en Ankarafantsika

Para los de paso por el noroeste de la Gran Isla no perderán visitar el Parque Nacional de Ankarafantsika, situado a 114 kilómetros de Mahajanga. Como el parque precedente, éste presenta un número elevado de especies de aves endémicas con las 129 registradas. Las orillas del lago Ravelobe ofrecen un sitio de observación ideal. El águila pescadora o el Vanga de Van Dam forman parte de las aves que se puede ver en el parque.

Las aves endémicas de los Tsingy de Bemaraha

En el suroeste de la isla, el parque nacional de los Tsingy de Bemaraha si la vegetación es una gran particularidad, como atesta un bosque seco de caducifolia, la riqueza de la avifauna no deja al visitor indiferente. Los apasionados serán encantados de ver el Vintsirano o Alcedovintsoides, ave que no se verá más que en Bemaraha, como el Fonimaitso de Bemaraha.

En todos los parques y las reservas naturales de la Gran Isla, descubráis durante vuestro viaje a Madagascar que  el birdwatching es una actividad donde el placer de encontrarse en el corazón de una naturaleza rica y especifica está aliado en el de ver aves y animales rarísimos protegidos o en desaparición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *